Padre RAFAEL GARCÍA-HERREROS

RAFAEL GARCÍA-HERREROS
Fundador Minuto de Dios P. Rafael García-Herreros
El padre Rafael García Herreros, fundador del Minuto de Dios, nació en Cúcuta, el 17 de enero de 1909. Sus padres fueron el General Julio César García Herreros Orbegozo y doña María Unda Pérez. Sus años de infancia fueron muy alegres; además de los juegos y excursiones de niños con sus hermanos, las reuniones familiares eran momentos muy importantes en su hogar.
Hizo sus primeros estudios en el colegio de las Hermanas de la Presentación, de donde pasó al colegio Provincial. Así transcurrieron los primeros 14 años de su vida en Cúcuta. El 3 de febrero de 1923 fue presentado por su padre en el Seminario Conciliar de Pamplona ; por este seminario pasaron muchos hombres ilustres que influirían luego en los destinos de la patria. Allí al terminar noviembre de 1927, culminó sus estudios en el Seminario Menor.
Una carta enviada el 25 de enero de 1928 por el eudista Luis Pérez Hernández, fue la primera invitación para que el joven Rafael ingresara a la comunidad fundada por San Juan Eudes, la Congregación de Jesús y María. Desde esa época inició estudios en filosofía, latín, griego, inglés, ciencias, historia, eclesiástica y exégesis de la Biblia. Desde febrero de 1931 hasta 1943 adelantó estudios de teología, dogma, moral, hermeneútica, derecho canónico, hebreo, arte, liturgia , ascética y pedagogía.
Su incorporación a la Comunidad Eudista fue el 7 de febrero de 1932. Recibió las dos últimas órdenes menores el 23 de septiembre de 1933. En el mes de noviembre del mismo año se le concedió su subdíaconado, y en marzo de 1934 la ordenación diaconal. Fue en la iglesia de Nuestra Señora de las Angustias donde, el 19 de agosto de 1934, por la oración e imposición de las manos de Monseñor Paolo Giobbe, entonces nuncio apostólico del Papa en Colombia, recibió la ordenación presbiterial.
Los primeros diez años de sacerdocio los dedicó a la formación de sacerdotes, en los seminarios de Santa Rosa y Jericó (Antioquía), Mérida (Venezuela), Cartagena, Pamplona, San José de Miranda (Santander) y Cali, en las cátedras de filosofía, latín y griego. El 10 de octubre de 1950 se traslado a la Casa General de los Eudistas en Roma, al ser admitido como estudiante de filosofía en la Universidad Gregoriana. Los jueves asistía a la reuniones de la acción católica y a las conferencias sobre el apostolado moderno a través de los medios radio, prensa y cine.
EL PADRE COMUNICADOR
P. Rafael García-HerrerosEn 1946 el padre García Herreros empieza a emitir sus mensajes por la radio. En la emisora Radio Fuentes de Cartagena inició el programa de la Hora Católica que se mantuvo durante 4 años. Tenía espacios para música, oración y enseñanza. En enero de 1952 trasladó el programa a Cali; luego en septiembre de 1954 a Medellín y en el mes de diciembre del mismo año a Bogotá.
En enero de 1955 apareció el programa Minuto de Dios en televisión, emitido por la cadena uno y considerado como el espacio más antiguo de la televisión nacional. Esos comienzos orientaron muchas acciones de el Minuto de Dios y permitieron la difusión de inquietudes sociales y cristianas a través de los medios de comunicación.
PADRE EDUCADOR
En 1957 abrió una escuela en el barrio el Minuto de Dios, que fue la semilla del colegio, que años atrás educó en guardería, preescolar, primaria y bachillerato.
El padre Rafael García Herreros fue un sacerdote eudista movido por el amor a Dios y a los hombres. Se comprometió en su anhelo por lograr la promoción integral de los menos favorecidos. Sus esfuerzos los encausó hacia la construcción de vivienda, la creación de barrios, la fundación de escuelas, colegios y universidades, la promoción de comunidades cristianas, la generación de fuentes de trabajo, la atención a desastres naturales, la difusión del evangelio y la promoción social por los distintos medios de comunicación.
A lo largo de cuatro décadas, el padre Rafael orientó sus acciones hacia los grupos más vulnerables, para brindarles orientación y servicio y también hacia los grupos de mayor poder económico para crear en ellos la responsabilidad y conciencia social que les permitieran desarrollar actitudes de solidaridad y apoyo a sus hermanos.
Un acercamiento a la figura del Padre Rafael García-Herreros
Era un humanista, filósofo, poeta, con un lenguaje denso de evocaciones; idealista; aficionado a los idiomas, hablaba inglés, francés. alemán, lo que le dio apertura a otros mundos; profesor de griego, latín, filosofía y arte; profesor exigente, pero apasionante; escritor (más de 150 cuentos, además de ensayos, predicador incansable, fundador de obras, abierto (a personas, a ideas, a mundos...), no encajaba en un sólo molde, ecuménico, comprensivo pero exigente; dúctil, se adaptaba a las circunstancias, pero estricto en sus criterios sin traicionar sus principios ni valores.
P. Rafael García-HerrerosSiempre pensando en el hombre y en cómo invertir en el hombre; ardía en amor a Jesucristo y al ser humano, y creía en el fondo de bien y de bondad de toda persona; para él la vida de cada hombre y mujer era sagrada.
Fundador de escuelas, abierto a los pobres, interesado por el desarrollo de los campesinos y de los indígenas; muy caritativo, sensible a las necesidades de los demás. Vivía preguntándose cosas y buscando respuestas; creativo, imaginativo; lector desaforado con una vasta cultura; con gran afición el arte y con dotes artísticas.
Hombre de extremos, mortificado, no se consideraba un santo; sensible, afectivo, enamorado del sacerdocio; generoso, desprendido, regalaba todo; lanzaba ideales, buscaba utopías, lograba motivar y comprometer; era un hombre entusiasta y entusiasmador, pero distraído y olvidadizo ante pequeñas cosas.
Era un hombre en renovación permanente; luchador incansable: afrontaba los golpes y seguía adelante, constante en sus proyectos, luchas y esfuerzos; con fobia a la muerte, pero con la esperanza cristiana como gran dinamismo de vida; cordial y noble, adusto, parecía de mal genio; polémico, decía lo que pensaba .
Poseía un profundo amor por Colombia, un apego grande a todo lo que fuera colombiano; luchador incansable por la paz; daba pasos audaces para buscar soluciones a problemas individuales y colectivos.
Un hombre fuera de esquemas, un hombre fuera de serie, un líder espiritual y moral para los colombianos.

1 comment:

  1. QUE DIOS TENGA EN SU SANTA GLORIA AL BIENAVENTURADO SACERDOTE RAFAEL GARCÍA HERREROS, GRACIAS SEÑOR JESUCRISTO POR HABERNOS DADO UN PASTOR COMO ESTE QUE SIEMPRE NOS HABLO DE TI Y NOS LLENO DE ANIMO EN LA VIDA CRISTIANA.

    ReplyDelete

Deja Tu Comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...