Wednesday, September 28, 2011

EL AMOR: Un camino por excelencia

http://amordedios33.files.wordpress.com/2010/11/5984a7c3-90cb-44b0-91cb-ee567227f74c_13.jpeg

Revisemos bíblicamente este maravilloso concepto que tiene poder eficaz para cambiar la vida del ser humano en abundancia de justicia, paz y prosperidad.

1Juan 4:16 "Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él".

En esta lectura podemos comprender que el origen del amor es Dios, por tanto todo aquel que se declare ser practicante del amor es porque permanece en Dios y Dios en él.

Esta permanencia de Dios sobre el hombre reposa en el corazón; por lo cual, para poder amar verdaderamente, necesitamos ser llenos de este amor.

¿cómo se adquiere?, leamos:
Romanos 5:5 "...porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado".

Es entonces el Espíritu Santo el que puede dotar de amor al ser humano y transformarlo en lo más preciado: 

Isaías 13:12 "Haré al ser humano más preciado que el oro fino, y al hombre más que el oro de Ofir"

Para entender más, revisemos la siguiente lectura:
Ezequiel 36:25-27 "Entonces esparciré sobre vosotros agua pura, y seréis purificados de todas vuestras impurezas...Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros...Pondré mi Espíritu dentro de vosotros y haré que andéis según mis leyes, que guardéis mis decretos y los pongáis por obra".

Esta cita bíblica, nos amplía más la comprensión de cómo obra el amor de Dios cuando se derrama sobre nosotros: Nos hace un nuevo hombre dispuesto a caminar en sus sagradas leyes que se derivan del Decálogo Universal (Los Diez Mandamientos), enseñándonos a interactuar en armonía con las leyes de su creación. 

Empieza el ser humano a valorarse y valorar correctamente su entorno buscando siempre una actuación sostenible (Deuteronomio 4:40 "Guarda sus leyes y sus mandamientos que yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y para que prolongues los días sobre la tierra que Yahve tu Dios te da para siempre").

Definiéndose así lo que es el amor, y que se reafirma textualmente en:
2Juan 6 "Y este es el amor: que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento que habéis de andar, como habéis oído desde el principio

¿Y que fue oído desde el principio?, leamos la respuesta:
1 Juan 2:7 "Amados, no os escribo un mandamiento nuevo sino el mandamiento antiguo que teníais desde el principio. El mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído".

Por tanto, la práctica de los mandamientos  dados por Dios con la virtud del Espíritu Santo es la manifestación del amor.

Efesios 3:19 "Pido, pues, que conozcan ese amor, que es mucho más grande que todo cuanto podemos conocer, para que así estén completamente llenos de Dios".

Efesios 3:17,18 "...Así ustedes, firmes y con raíces profundas en el amor, podrán comprender con todos los creyentes cuan ancho, largo, profundo y alto es el amor de Cristo".

2 Tesalonicenses 3:5 "¡El Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y la paciencia de Cristo!"

Efesios 4:15,16 "sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo. De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todos los ligamentos, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor".

Es un mensaje muy hermoso y profundo, en el que Dios nos invita a crecer en toda nuestra capacidad y habilidad que el nos da a cada uno en forma diferente pero que se complementan para fortalecer la Obra Magnífica de nuestro Bendito Dios Yahve, cuyo nombre fue, es y será eminentemente glorioso sobre toda gloria. Amén. El cuerpo de Cristo, que es la iglesia del Señor tiene que estar bien concertado y entrelazado, esta cohesión es muy imprescindible para crecer edificados en ese amor sólido que nos enseña Dios a través de sus dichos y hechos que dan testimonio continuo por la eternidad. 1 Juan 4:7 "Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor".

De todo lo que venimos estudiando, observamos como esta palabra "amor" implica una relación armoniosa con Dios y nuestro prójimo, por lo que la falta de práctica en uno de ellos conlleva a una falsa visión de lo que es el amor y vivir dentro de lo que bíblicamente sería "amor fingido", veamos:

Mateo 22:37-40 "Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y Los Profetas"

Romanos 12:9 "El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo y adhiriéndonos a lo bueno" El amor verdadero se fundamenta en lo bueno, que es: "De manera que la ley ciertamente es santa; y el mandamiento es santo, justo y bueno"

El desconocimiento de Dios, repercute en la desvalorización de la Ley de Dios, y por tanto en el establecimiento de una forma de vida superficial que solamente genera consecuencias desagradables que que hoy por hoy se vive en la actualidad.

Salmos 14:1 "Dijo el necio en su corazón: ‘No hay Dios’. Se han corrompido; han hecho cosas abominables. No hay quien haga el bien".

La forma de vida sin Dios conlleva a la corrupción, a la violencia, la maldad, terminando en lo que terminará peor que Sodoma y Gomorra, confundiendo la libertad con libertinaje.

Gracias a este amor que nos define e instruye El Omnipotente, vivimos dentro de la Libertad, la cual no daña a nadie:

Santiago 1:25 "Pero el que presta atención a la perfecta ley de la libertad y que persevera en ella, sin ser oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace"

1Corintios 13:8 "El amor jamás dejará de existir. Un día los hombres dejarán de profetizar, y ya no hablarán en lenguas, ni serán necesarios los conocimientos".

Judas 1:21 "conservaos en el amor de Dios, aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna"

Perdonar...

 http://schoolfights.wikispaces.com/file/view/ni%C3%B1os-abrazandose.jpg/227683432/ni%C3%B1os-abrazandose.jpg

Perdonar no significa olvidar o negar las cosas dolorosas ocurridas como si no hubiesen ocurido. Perdonar es la poderosa afirmacion de que las cosas malas no arruinarán nuestro presente, aun cuando hayan arruinado nuestro pasado, porque el perdón verdadero sana toda herida. El Dr. norteamericano, Robert Enright, afirmó que las personas que han sido profunda e injustamente heridas pueden sanar emocionalmente perdonando a su ofensor. Henry Lacordaire dijo: ¿Quieres ser feliz un instante? ”Véngate” ¿Quieres ser feliz toda la vida? ”Perdona” El camino para aprender a amar es “Perdonando”, quien desea crecer en el amor lo logra amando el perdón. Perdonar es el camino de la liberación y la sanidad del alma, el que auténticamente se libera así mismo es quien perdona, echando fuera de su alma el rencor y la venganza que solamente lo corrompe y lo consume. ¿Quieres saber si eres una persona vil y de malos sentimientos? ¿Quieres saber si Cristo vive en ti? Solo mirate, preguntate, ¿Has perdonado realmente al que te ha herido? Porque si Jesús en la cruz dijo; Padre perdonalos porque no saben lo que hacen. Lucas 23: 34. Si nuestro Señor Jesús perdono a los que lo maltrataron, ¿Quiénes somos nosotros para no perdonar? ¿Somos acaso mejor que Jesucristo? Definitivamente ¡No! ¿Es facíl perdonar? No, no lo es, es por eso que necesitamos a Cristo viviendo en nosotros para poder hacerlo de verdad y de corazón como El lo hizo. El no obedecer en esto a Dios trae serias concecuencias porque el perdonar no es algo obcional es algo que tenemos que hacer, Jesús dice:

Porque si perdonais a los hombres sus ofensas os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial (15) Mas si no perdonais a los hombres sus ofensas tampoco vuestro Padre os perdonara sus ofensas. Mateo 6: 14. 15.

¿Que es perdonar?

El diccionario de la lengua española dice que perdonar es: remitir una deuda u ofensa o renunciar a un derecho.

¿Como es el perdon de la mayoria de las personas?

*Yo perdono pero no olvido: Este un dicho muy usado y a su vez muy prácticado
*El perdón hipocríta:   Es el perdón fingido
*El perdón rencoroso: Es el perdón con falsa apariencia de bondad
*El perdón vengativo: Es el perdón “te perdono pero me la vas a pagar”
*El perdón por interes: Es el perdón “El cual se perdona por sacar un beneficio”

Consecuencias que sufre una persona que no perdona

En la mayoría de los casos, las ofensas producen sentimientos de coraje, de dolor y de resentimiento y en muchas ocasiones el deseo de vengarse del causante del agravio, ultraje o humillación y de cobrar “ojo por ojo” y “diente por diente”. La persona que se niega a perdonar y fomenta el rencor sigue siendo víctima de quien le lastimó en el pasado y aunque mucho se ha hablado del “dulce sabor de la venganza” está comprobado que saber perdonar ofrece mucho más ventajas a largo plazo que cobrar una ofensa.



Los resultados de algunas investigaciones científicas han demostrado que las víctimas que perdonan a sus agresores experimentan una mejoría física y psicológica mayor que aquellas que no lo hacen. Quien se rehúsa a perdonar conserva en sus adentros una carga de sentimientos negativos y esto provoca que el acto de la agresión se prolongue más en el tiempo. No solo el cristianismo proclama los beneficios del perdón; sino que la medicina también sostiene que el rencor, el coraje y el deseo de venganza dañan el cuerpo y el alma, porque provocan y crean emociones negativas en el cerebro que impiden el funcionamiento sereno y equilibrado de una persona. Según las últimas investigaciones científicas, cuando el estado de ánimo se mantiene deseando una revancha o represalia, el cerebro y el cuerpo humano promueven toxinas que actúan sobre el organismo y afectan los sistemas cardiovascular, digestivo y nervioso.

El doctor Frederick Luskin, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y fundador del Stanford Forgiveness Project (institución que estudia los efectos del perdón en el ser humano) asegura que perdonar nos libera para vivir a plenitud y con salud de mente, cuerpo y espíritu.

Según los estudios de Luskin (quien también es autor de la obra “Perdona para siempre”) cuando una persona perdona una ofensa eleva su vitalidad, su apetito, sus patrones de sueño y su energía. Lo que disminuye es la ira, el dolor y la depresión, puede reducir también la presión arterial y hacer a las personas más optimistas, energéticas y vitales.

El perdon de Dios

El perdon de Dios hacia el pecador esta basado sobre el sacrificio de Jesús en la cruz. Dios no solo deja de considerar culpables aquellos que tienen su fe en la Sangre de Cristo que limpia todo pecado sino que se olvida de ellos.

¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia (19) El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. Miqueas 6: 18. 19.

De Yahve nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar aunque contra El nos hemos revelado Daniel 9: 9.

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. (32) Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándonos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4: 31. 32.

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; (13) soportándonos unos a otros, y perdonándonos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Colosenses 3: 12. 13.

Resultados de aprender a perdonar

*Disminución de los niveles de ira y hostilidad.
*Aumento de los sentimientos de amor.
*Mejor habilidad para controlar la ira.
*Incremento en la capacidad de confiar en otros.
*Liberación de los sentimientos asociados a eventos del pasado.
*Ayuda para evitar la repetición de ciertos de patrones negativos.
*Mejoría significativa en los desórdenes de índole psicológico y de la salud en sentido general, beneficia más a quien lo otorga que al que lo recibe.
*Fortalece y solidifica las relaciones tanto familiares como sociales.

Para terminar quiero que medites en estas palabras:

Algunos han sido humillados en público siendo niños, jovenes o adultos

Hay libertad en el perdón

Algunos han sido abusados sexualmente de niños, jovenes o adultos

Hay libertad en el perdón

Algunos han sido matratados por sus padres o empleadores

Hay libertad en el perdón

Algunos han sido abusados física o verbalmente por su esposo o esposa

Hay libertad en el perdón

Algunos han sido traicionados, engañados por sus mejores amigos o familiares

Hay libertad en el perdón

Algunos han sufrido la burla de amigos o familiares por ser obesos, flacos, o cualquier condición física

Hay libertad en el perdón

Perdonar es la ley de Dios a pesar de tener razón y mil justificaciones para no hacerlo, un corazón humilde y entregado a Dios se atreve a pronunciar en lo más profundo de su alma estas palabras; “Perdón” ” Yo te perdono” Perdonar cuando te han ofendido y humillado es cuando se manifiesta la grandeza del Espíritu Santo viviendo en ti. Solo se aprende a perdonar cuando te das cuenta de que a tí se te ha perdonado mucho más.

Friday, September 23, 2011

Testimonio Sanación:



Nombre: Sra. Clarivel Peña
Lugar: Comunidad de Oración Nuestra Señora de la Altagracia
Tipo de Testimonio: Sanación Leucemia, Sanación Hemoglobina, Sanación Enfermedad de la Sangre.

Mi nombre es Clarivel Peña, dominicana y residente en Staten Island, NY. Mi vida siempre ha corrido por fe. En 1984 Dios me da la dicha de ser madre de una hermosa niña, Gloria del Carmen, después de haber perdido 5 embarazos de 4 meses y un niño que nació de 7 meses que también murió. Luego de 6 embarazos, la doctora le había dicho a mi esposo que no iba a tener más niños y vino Gloria del Carmen a dar luz a mi vida.

Cuando la niña tenía 9 meses me diagnostican leucemia. Yo lloré y le pregunté a Dios porqué me dejo tener una hija si la iba a dejar huérfana tan chiquita. Peleé con El; pero luego El me hizo comprender que quería que yo supiera lo que era ser madre antes de morir. Le pedí perdón y le di gracias. Luego fui de nuevo donde el doctor y le pregunté cuánto tiempo me queda de vida. El doctor me dijo que eso sólo Dios lo sabe. Me puse en tratamiento y en lista de espera para un trasplante de medula ósea. El doctor quiso mandarme a la casa, yo le dije: ”si me manda a la casa yo muero más rápido”. Le dije, déjeme seguir trabajando, el día que yo no pueda le dejo saber y entonces usted me manda a la casa.

Yo iba dos veces a la semana al hospital, me hicieron dos transfusiones de sangre. En 1986 me querían hacer otra transfusión, pero yo sentía que mi cuerpo no la necesitaba. Le dije al doctor que no y él me dijo: “el médico soy yo”. Yo le contesté, pero yo no me siento débil y voy a buscar una segunda opinión. El me dijo que estaba en mi derecho. Me fui a Santo Domingo donde una doctora que yo conocía, me hicieron todos los exámenes y me dijo por ahora no necesitaba la transfusión. Vine a NY de nuevo con los papeles traducido en ingles y se los enseñé al doctor. El me dijo que él no estaba de acuerdo, me fui al NYU Hospital y busque otra opinión, siempre con Dios por delante. En NYU me dieron la misma opinión que en Santo Domingo.

Me quedé con el doctor Williams Smith, Dios me envió para allá, a los 6 meses de estar con él, en febrero de 1987 apareció un donante compatible conmigo. Teníamos que viajar a Vermont. Yo no tenía dinero para eso, ni para pagar en el hospital. Sólo dije si Dios hizo que apareciera el donante que era lo más difícil, Dios va hacer que el dinero aparezca. El doctor hizo gestiones y consiguió que AA donara su pasaje y el mío. El del donante, el hospital me lo financió y fui pagando de a poco. El doctor no me cobro por su trabajo. Una amiga que se llama Norma fue conmigo a cuidarme en el hospital porque mi mamá estaba enferma. Sólo había una de mis hermanas aquí, ella tenía que quedarse cuidando a mi gorda (su hija) y a mi mamá.

Luego del transplante, el doctor decía que no había tenido una paciente con tanta fe como yo, tan alegre y que siguiera trabajando. Cada vez que iba donde él yo le decía, Papa Dios me tiene que dejar hasta que mi Gloria se gradué de Kinder. Cuando llegó a Zinder yo le decía, Dios me tiene que dejar que yo vea a mi gorda haciendo su primera comunión. Siempre tenía un motivo para pedirle a Dios y tengo motivo cada día para darle gracias. En 1990 Dios me dio la dicha de mandarme a Mercedes, mi otra hija.

En 1999 tuve una recaída, todos creían que me iba. Me rezaron, vino el padre de la iglesia más cerca a mi casa, Gloria lo buscó. Mi hemoglobina estaba en 2.5, el doctor me preguntaba cómo caminaba en la calle. Así dure 5 meses en la casa, dando viajes al hospital porque no quería internarme para no dejar a mis hijas. Yo decía, Dios mío recuerda que vienen los 16 de Gloria y yo la quiero ver graduarse de bachiller. Dios; tú sabes que ella se merece su fiesta de cumpleaños, porque ella ha sido una buena hija y si yo no estoy en la tierra yo quiero que ella la haga. Un día sentí mi cuerpo posado en la cama, pero yo me sentía flotando en el aire. Le dije a Gloria, llama la ambulancia que me voy, me voy, me voy… Recuerdo que repetía esas palabras. Mi familia venia todas las noches a mi casa, estaban esperando el desenlace. Ya no pensaba en mis hijas sólo en Dios. Cuando me llevaron al hospital tuve una especie de revelación o sueño, "yo estaba acostada vestida de novia, me levanté, me quité el traje blanco, lo puse en la cama, vi una luz brillante, fui detrás de esa luz, sentía que si miraba para atrás me podía quedar, porque atrás sólo había oscuridad. Cuando desperté tenía un doctor a mi lado que me dijo, todavía Dios no te quiere allá, tú tienes que hacer todavía muchas cosas aquí. No se qué doctor era, no le vi el nombre, si recuerdo su cara. Las enfermeras nunca me supieron decir su nombre y como no era mi hospital, se me hizo difícil averiguar.

En septiembre 2005 mi hemoglobina de nuevo bajo a 5. El doctor me mandó por dos meses para la casa y luego subió a 9. Le pedí que por favor me dejara trabajar, que yo me sentía bien. Me dijo, voy a confiar en ti. Luego de eso me sentí débil, pero no fui al doctor.

El mes pasado, en junio, mi hermana Cecilia me había hablado de este grupo de oración por Internet. Un día me recordé y me puse en línea. Cuando estaba el Espíritu Santo presente, el padre dijo hay una persona que tiene leucemia y en este momento el Espíritu Santo la está sanando. Antes de él decir esas palabras, yo sentí un calor por dentro y empecé a llorar sin poder parar. Cuando él dijo eso yo sentí frió, calor y no podía parar de llorar. Fue una experiencia que jamás había sentido. Cuando llamé a mi hermana Cecilia y a mi cuñado Serafín para contarle, mi voz se quebraba de la emoción. Ahora mismo que lo estoy escribiendo, no puedo parar de llorar y de darle gracias a Dios. Fui al doctor, mi hemoglobina está en 13. No me siento nada de esa enfermedad. El doctor me preguntó qué estaba haciendo que mi hemoglobina ha subido tanto. Cada día sube más, me hicieron otros exámenes y todos están bien. Todo gracias al Espíritu Santo.

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA MILAGROSA

http://www.devocionario.com/imagenes/medalla_2.jpg

Postrado ante vuestro acatamiento, ¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi Madre, Abogada, Reina y Señora de todas mis acciones y Protectora ante la majestad de Dios. Yo os prometo, virgen purísima, no olvidaros jamás, ni vuestro culto ni los intereses de vuestra gloria, a la vez que os prometo también promover en los que me rodean vuestro amor. Recibidme, Madre tierna, desde este momento y sed para mí el refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte. Amén.

Saturday, September 17, 2011

Perdonar: El Primer Paso Hacia la Sanación

http://www.buenanueva.net/teolog_joven/imageteoljov/saberperdon.jpg

"Perdonar es el camino de la sanación...es el dejar marchar la dureza que se tenía hacia una persona ; soltando todas esas cosas que abrigábamos contra esa persona y soltándola de ese vínculo...perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va recibiendo la gracia en cada momento."

Nota: Tomado del libro Sanación Intergeneracional, por el Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Linda Schubert.

"La sanación interior total solo puede ocurrir, cuando perdonamos a aquellos que nos han herido, cuando le entregamos por completo al Señor nuestras heridas del pasado. Sea cual sea la experiencia que has tenido, las heridas que hayas sufrido, Jesús quiere curarlas y sanar tu corazón roto. (Ver el Salmo 147:3) Quiere llenar el vacío que hay en tu vida con Su amor. Quiere liberarte de todo cautiverio para que puedas sentirte realizado (a). Después que le hayas pedido a Dios que te libere, después que le hayas orado para que rompa todas las cadenas que te han atado, después que Él haya limpiado todas tus heridas de las cosas que las infectaban, después que hayas perdonado a todos los que te hirieron; estarás listo (a) para pedirle a Jesús que sane tus recuerdos dolorosos. ¡Y la noticia maravillosa, gloriosa, es que Él sanará todas tus heridas!"

Nota: Tomado del libro Forgiveness & Inner Healing, por el Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Betty Tapscott.

"El perdón, ciertamente, no surge en el hombre de manera espontánea y natural. Perdonar sinceramente en ocasiones puede resultar heroico. Aquellos que se han quedado sin nada por haber sido despojados de sus propiedades, los prófugos y cuantos han soportado el ultraje de la violencia, no pueden dejar de sentir la tentación del odio y de la venganza. La experiencia liberadora del perdón, aunque llena de dificultades, puede ser vivida también por un corazón herido, gracias al poder curativo del amor, que tiene su primer origen en Dios-Amor. La inmensa alegría del perdón, ofrecido y acogido, sana heridas aparentemente incurables, restablece nuevamente las relaciones y tiene sus raíces en el inagotable amor de Dios." (Juan Pablo II, l-l-97)

¿Qué significa perdonar?

"Perdonar no es lo mismo que justificar, excusar u olvidar. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. La reconciliación exige que dos personas que se respetan mutuamente, se reúnan de nuevo. El perdón es la respuesta moral de una persona a la injusticia que otra ha cometido contra ella. Uno puede perdonar y sin embargo no reconciliarse, como en el caso de una esposa continuamente maltratada por su compañero." ("A definition of forgiveness", por Robert Enright, "The World of Forgiveness", octubre/noviembre de l996.)

"El perdón permite liberarse de todo lo soportado para seguir adelante. Usted se acuerda del frío del invierno, pero ya no tiembla porque ha llegado la primavera".

"El perdón opera un cambio de corazón. Debemos ponerle fin al ciclo del dolor por nuestro propio bien y por el bien de futuras generaciones. Es un regalo que debemos proporcionarles a nuestros hijos. Podemos pasar del dolor a la compasión. Cuando perdonamos, reconocemos el valor intrínseco de la otra persona".

"El perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. Tampoco le quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho... Perdonar es un proceso complejo. Es algo que sólo nosotros mismos podemos hacer...Paradójicamente, al ofrecer nuestra buena voluntad al ofensor, encontramos el poder para sanarnos...Al ofrecer este regalo a la otra persona, nosotros también lo recibimos."

Nota: Tomado de Excerpts from the talks at the National Conference on Forgiveness, Universidad de Wisconsin-Madison, marzo de l995.

¿Por qué debemos perdonar?

Un psicólogo norteamericano, Robert Enright, afirmó que las personas que han sido profunda e injustamente heridas pueden sanar emocionalmente perdonando a su ofensor. El insigne fraile dominico Henri Lacordaire dijo: "¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona".

Un discípulo de Jesús le preguntó: "¿Maestro, cuántas veces he de perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?" "Siete veces no, setenta veces siete", le contestó Jesús. Perdonar es un don de Dios. La oración sincera, procedente de un corazón limpio de pecado, ayuda a "desmantelar" la ofensa, a perdonar al que nos hirió.

Los primeros pasos hacia el perdón

A menudo una mujer que ha sido víctima de maltratos físicos o emocionales durante mucho tiempo, siente ira contra sí misma por todo lo que permitió que le sucediera. La primera persona a quien ella debe perdonar es a sí misma.

"Para poder perdonar a su agresor, la víctima debe comprender que lo sucedido fue una ofensa. Debe reconocer que ella es tan valiosa como todas las demás personas, y que sus necesidades y sentimientos son importantes. Si intenta perdonar antes de valorarse, su perdón no será apropiado. Hasta que la víctima comprenda el valor que tiene como persona, no se respetará a sí misma." ("Forgiveness and the intrinsic value of persons", Margaret R. Holmgren, American Philosophical Quarterly, octubre de l993.)

"Desde el punto de vista psicológico, según el psiquiatra norteamericano Richard Fitzgibbon, hay tres formas básicas de lidiar con la ira: l. Negarla. 2. Expresarla de muchas maneras mientras pretendemos que no estamos ofendidos. 3. Perdonar. El Dr. Fitzgibbon y otros psiquiatras y psicólogos, aplican una terapia que induce al paciente a perdonar, y comprueban que hay una mejoría considerable. Aquí se ve que la verdadera Ciencia coincide con el Evangelio de Cristo. Estos son los pasos terapéuticos que ellos recomiendan:

l. Confrontar la rabia interior, la vergüenza, la herida. La persona puede estar deprimida sin saber por qué, hasta que descubre la causa, oculta por muchos años o sólo por horas.

2. Reconocer la fuente de la herida, y descubrir el porqué.

3. Elegir perdonar. Aunque haya base para la ira y la venganza, no se elige eso, sino perdonar. Y no tiene que ser sólo por motivos religiosos, sino también por instinto de conservación: le va a hacer bien psíquica y físicamente.

4. Buscar una nueva forma de pensar sobre esa persona que nos ha hecho mal. Cuando lo hacemos, por lo general descubrimos que es un ser vulnerable, probablemente con heridas.

"Debemos liberarnos del dominio que la persona que nos ha herido ejerce todavía sobre nosotros mediante nuestro odio. Perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin recurrencias constantes al pasado doloroso.

"Todo insulto recibido puede convertirse en una nueva oportunidad de crecimiento interior, una gracia que nos envía Dios, porque al perdonar somos canales de Su misericordia. Pero además, como dice el "Padre Nuestro", la oración que el mismo Cristo nos enseñó, cuando perdonamos también nosotros somos perdonados por Dios. Si rabiamos por una ofensa, si planeamos vengarnos por un insulto, si el odio se aloja en nuestra alma, el adversario (Satanás), habrá ganado la batalla arrastrándonos al mal mayor."

Nota: Esta información fue tomada del artículo escrito por Dora Amador y publicado en "El Nuevo Herald", junio 5 de l997.

A la pregunta sobre por qué perdonar, los creyentes respondemos que la experiencia de haber sido perdonados muchas veces por Dios nos compromete a perdonar a nuestros semejantes.

Para comprender mejor lo que significa pedir perdón y perdonar

"Perdón es la fragancia que la violeta suelta, cuando se levanta el zapato que la aplastó". (Mark Twain)

"Pedir perdón no es lo mismo que disculparse, porque disculparse es excusar los motivos por los cuales uno ejecutó una acción con el objeto de que la persona afectada por ella pueda comprenderla. Pedir perdón es asumir la totalidad de nuestra falta, con toda ella, y sentir todo el mal que produjo, decir que aunque no puedas del todo repararla, te produjo dolor la acción, lo sientes, estás arrepentido, y quieres de vuelta procurar lo bueno... La estatura humana del perdón por ello es mucho más alta y propia de los grandes, y necesaria en los cristianos porque hemos sido perdonados desde antes de existir, y así como perdonemos se nos perdonará". ("El perdón", C.S.Lewis)

"Un conocido teólogo escribió que ' Los santos, muchas veces al rezar tartamudeaban. Este tartamudeo es más agradable a Dios que las frases retóricas, por más bellas y brillantes que puedan ser '. Muchas veces nos cuesta pedir disculpas a nuestros amigos, compañeros... por un mal acto que hemos cometido. Pedir perdón por una mala acción es la forma más poderosa de demostrar nuestra humildad y honestidad. Sería interesante que hoy recordaras a aquellas personas con las cuales mantienes una enemistad por culpa tuya. ¡Reconcíliate con ellas con palabras fáciles y honestas y si hace falta tartamudea! Hay una frase increíble que te ayudará a pensar: 'El perdón de las flores es tan bonito que llegan incluso a perfumar a aquél que las aplasta con la mano' ".

"Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta; perdonar es recordar sin andar cargando eso, sin respirar por la herida, entonces te darás cuenta que has perdonado.

"En una parte del Padre Nuestro Dios nos dice: ' perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden'. Perdonar, es una decisión que deja en libertad tu corazón, y deja limpia toda herida, la amargura en ti ya no reinará. Si tú quieres experimentar el perdón del Señor, debes primero perdonar.

"Dios dijo: 'Yo soy la vid y ustedes la rama, ustedes lejos de mí no pueden hacer nada' y nada incluye todo, incluye perdonar. Dejemos que Dios nos ayude con nuestra decisión de perdonar. No fuimos hechos para odiar, sino para amar ..." (R.C.A.N.)

"Amar a quien nos ha ofendido desarma al adversario y puede incluso transformar un campo de batalla en un lugar de solidaria cooperación. Éste es un desafío que concierne a cada individuo, pero también a las comunidades, a los pueblos y a la entera humanidad. Afecta, de manera especial, a las familias. No es fácil convertirse al perdón y a la reconciliación. Reconciliarse puede resultar problemático cuando en el origen se encuentra una culpa propia. Si en cambio la culpa es del otro, reconciliarse puede incluso ser visto como una irrazonable humillación. Para dar semejante paso es necesario un camino interior de conversión; se precisa el coraje de la humilde obediencia al mandato de Jesús. Su palabra no deja lugar a dudas: no sólo quien provoca la enemistad, sino también quien la padece debe buscar la reconciliación (cfr. Mt 5, 23-24). Juan Pablo II ." (Extracto del Mensaje de Cuaresma 2001 de Juan Pablo II. )

"Perdonar y pedir perdón, es dejar que actúe el Espíritu en el lugar donde existe nuestro orgullo y nuestro resentimiento."(Anónimo)

Nota: Este último texto fue preparado por el Instituto Tomás Moro en Asunción, Paragüay y se reproduce con su autorización.

"Dios nos mira más allá de nuestros pecados con mucho amor...Cuanto más vemos y sentimos su bondad, más nos enamoramos de Él. En cuanto más nos enamoramos de Él, nuestras vidas automáticamente se van alineando con Él. Toda sanación en nuestras vidas fluye de esta relación amorosa. Al entrar en un profundo conocimiento de su amor, es cuando, de hecho, nos sanamos y tenemos la experiencia más sutil de la unión con Él, sabiendo que su amor puede transformar las más profundas heridas. "

Nota: Tomado del libro Sanación Intergeneracional, del Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Linda Schubert.

Orando por la Sanación



Durante los últimos días, mientras leía las intenciones que recibimos a través del email, pensaba sobre la mucha necesidad de oración que existe y sin embargo, lo poco que oramos…

El ser humano está enfermo… enfermo por el pecado que ataca e infecta tanto el cuerpo como el alma… En los Evangelios vemos cómo Jesús sanó a todos los que se acercaban a Él: “los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan” (Mateo 11, 5)… Pero la sanación física siempre era producto de una sanación mayor… la sanación interior…

Hoy les traigo una hermosa oración de sanación física y espiritual que escribió el Padre Slavko Barbarić en su libro “Ora con el corazón”… Háganla con la seguridad de que Dios les ofrecerá la sanación que ansían a través de ella…

Oración por la sanación
P. Slavko Barbarić, ofm.

Ora con el corazón

Jesús, Tú viniste por los enfermos y los pecadores. Por eso, me vuelvo hacia Ti y quiero pedirte que sanes mi alma y mi cuerpo. Tú sabes, Jesús, que el pecado destroza y desgarra la integridad del ser humano; que destruye las relaciones entre los hombres y nuestra amistad con contigo. Pero no existe pecado ni enfermedad que Tú no puedas curar con Tu Palabra omnipotente. No hay herida alguna que no pueda ser sanada por Ti.

María, Tú me has invitado a orar por mi sanación. Quiero hacerlo ahora y por eso te pido que acompañes mi oración con tu fe. Ora conmigo en estos momentos, para que pueda ser digno de obtener la gracia de la curación, no sólo para mí, sino también para aquellos por quienes deseo interceder.

1. ¡Ven, Señor Jesús!

Sucedió que cierto día subió a una barca con sus discípulos, y les dijo: «Pasemos a la otra orilla del lago». Y se hicieron a la mar. Mientras ellos navegaban, se durmió. Se abatió sobre el lago una borrasca; se inundaba la barca y estaban en peligro. Entonces, acercándose, le despertaron, diciendo: «¡Maestro, Maestro, que perecemos!» Él, habiéndose despertado, increpó al viento y al oleaje, que amainaron, y sobrevino la bonanza. Entonces les dijo: «¿Dónde está vuestra fe?» Ellos, llenos de temor, se decían entre sí maravillados: «Pues ¿quién es éste, que impera a los vientos y al agua, y le obedecen?» (Lucas 8, 22-25).

Jesús, Tú viniste también a calmar las tempestades del mundo y te haces presente en la barca de toda vida. ¡Lo haces porque tu nombre es Emmanuel… Dios con nosotros, Dios por nosotros! Por tanto, ahora te pido Señor, que entres en mi vida. También mi barca ha comenzado a hundirse, anegando mi conciencia y mi subconsciente. ¡Entra, Jesús, a las profundidades de mi alma! He perdido mi rumbo Señor. ¡Levántate y ordena a mi inquietud que se calme! ¡Ordena a las olas de muerte que me rodean que dejen de amenazarme! Apacigua mi corazón para que pueda escuchar Tu Palabra divina y creadora.

(Permanece en silencio y escucha la voz del Señor en tu corazón)

¡Ven, Jesús, y sube también a la barca de mi familia, de mi comunidad, de mi país y del mundo entero! ¡Permite, Señor, que nuestros gritos te despierten! Extiende tu mano para que llegue la calma. ¡Ven Señor Jesús, ven! Penetra hasta el fondo de mi ser y entra en aquel rincón donde he sido más lastimado.

Ven, Jesús, y sube igualmente en las barcas de aquellas vidas que se encuentran ancladas a los hábitos más perniciosos: al alcohol, a las drogas, a los placeres carnales, y que les impiden continuar navegando de frente. Jesús, calma las tempestades. ¡Haz que todos escuchemos tu voz y que venga a nosotros Tu Paz!

2. Decisión

Jesús, Tú estás en la barca de mi vida. Tú eres mi Dios, por eso te adoro y te glorifico, porque solamente Tú eres santo, solamente Tú eres el Señor. Creo en Ti y confío en Ti. Por tanto, me pongo totalmente en tus manos. Me decido hoy por Ti y por Tu Misericordia divina. Contigo y con Tu Madre, digo en este momento: “Hágase en mí Tu Voluntad, Señor… en la salud y en la enfermedad; en el éxito y en el fracaso; en las alegrías y en las tristezas; en la vida y en la muerte; en el presente y en la eternidad”.

Jesús, frecuentemente he dudado en hacer el bien. En su lugar, he preferido a menudo hacer mi voluntad y las consecuencias de ello me han hecho mal. ¡Sáname de mi incredulidad y de las resistencias que he opuesto, las veces que me he negado a aceptar la voluntad del Padre!

María, con Tú oración, alcanza para mí la gracia de que mi determinación de seguir a Jesús sea irrevocable. ¡Ayúdame a nunca apartarme de ella y a permanecer siempre fiel a esta decisión!

(Permanece en silencio y abre tu corazón a la acción del Señor)

3. Renuncia

Jesús, yo renuncio a todo pecado. Renuncio a Satanás y a todas sus seducciones, a sus mentiras y engaños. Renuncio a cualquier ídolo e idolatría. Renuncio a mi falta de perdón y a mi rencor; a mi vida egoísta y altiva. Me deshago de toda enfermedad espiritual y de toda atadura, para que Tú, Jesús, puedas entrar en mi alma.

¡Madre… Madre mía, ayúdame a aplastar la cabeza de Satanás en mi vida!

4. Oración para ser capaces de amar

«Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre Celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos» (Mateo 5, 43-45).

Jesús, Tú nos has llamado a amar… Hoy reconozco ante Ti la fragilidad de mi amor. Sana en mí todas esas heridas que han sido provocadas a causa del desamor y de mis pecados, ¡heridas que me impiden amarte a Ti, mi Señor, sobre todas las cosas! ¡Purifica mi corazón de la herencia dolorosa que arrastra por los pecados de mis ancestros y por las iniquidades del mundo! ¡Libéralo de todas las cargas que han acumulado a través de mi infancia y adolescencia!

Haz que el fuego de Tu Amor y la gracia de Tu Sanación iluminen mi oscuridad y derritan el hielo del mal que aún habita en mí. Renueva completamente mi capacidad de amar. Que a partir de ahora, pueda yo amar a los hombres con todo mi corazón, incluso a aquellos que me han lastimado. Muy a menudo he sido incapaz de perdonar las injusticias de los demás. Perdona, Señor, las veces que me he agobiado a mi mismo y a otros también, con la envidia y los celos.

¡Sana igualmente mi fe en Ti, Señor! Haz que la gracia de la confianza desaparezca en mi toda desconfianza y temor. ¡Cúrame de la ausencia de Dios en mis pensamientos, palabras y obras!

Al mismo tiempo Jesús, te pido que sanes los lazos afectivos en mi familia. ¡Sana el amor entre los esposos, entre padre e hijos, entre los que están enfermos y los que poseen salud! ¡Jesús, sana el amor entre todos los hombres del mundo!

(Ora en silencio por aquella persona que no amas y que no puedes perdonar)

5. Oración por la sanación del alma

Jesús, te doy gracias ahora por mi alma. Tú sabes que en ella se reflejan también las consecuencias del pecado. Por eso, frecuentemente estoy nervioso y reacciono con agresividad. Fácilmente pierdo la paciencia y estoy atado al rencor. Los malos hábitos aprisionan mi alma y empeoran aún más mis heridas. Todo esto me dificulta amar a los demás. En el fondo de mi alma han quedado grabadas ciertas experiencias, las cuales me inducen a actuar con desconfianza y temor.

¡Jesús, purifica mi subconsciente! Penetra en él con Tu Luz, para que nunca más sea yo víctima de la oscuridad. Con el poder de Tu Gracia, toca aquellas fibras de mi alma en las cuales se ha asentado el apego a los bienes materiales, haciéndome presa del temor. ¡Sana mi alma, Señor, para que mi espíritu pueda abrirse libremente hacia Ti!

¡Sáname de la desconfianza hacia Ti y hacia Tu Palabra! Jesús, yo te suplico que cures en mí todas aquellas heridas y frustraciones causadas por los fracasos y los deseos no satisfechos. ¡Aparta toda tiniebla de mi interior y sana las heridas más profundas de mi subconsciente! Permite que éste descanse en Ti, Señor.

Te pido ahora por los perturbados y enfermos mentales. Haz a un lado sus cargas y limpia las heridas que han trastornado sus mentes. Protege a los niños que viven con el estigma de la propensión hereditaria a este tipo de males. Cura todo desdoblamiento de personalidad, miedos y depresiones; cada neurosis y estado psicópata. Sana también, a todos aquellos cuyas mentes se han enfermado a causa de algún fracaso en su familia, estudios o trabajo. ¡Aparta de ellos los pensamientos de autodestrucción y suicidio, y libéralos de cualquier obsesión!

¡Oh, Jesús, se Tú el dueño de nuestras almas! Cura a todos aquellos que se han dañado a sí mismos por medio de prácticas de superchería. ¡Libéralos de las consecuencias de la brujería y hechicería! Restaura cada alma y devuélvele la paz que ha perdido.

6. Oración por la sanación física

«Al atardecer, le trajeron muchos endemoniados; Él expulsó a los espíritus con una palabra, y curó a todos los enfermos, para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: “Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades”» (Mateo 8, 16-17).

¡Jesús, sana mi cuerpo! Aquí estoy ante Ti, con mis dolores físicos y los males que deterioran mi salud. Cúrame de las enfermedades que padezco en estos momentos…

(En silencio, menciona las enfermedades que padeces)

¡Protégeme de toda enfermedad! Pero, si es Tu Voluntad que yo cargue con la cruz de mis padecimientos, entonces yo acepto esta cruz y te pido la gracia de llevarla con amor.
¡Ahora, Jesús, te pido por la sanación física de mis familiares y seres queridos!

(En silencio, menciona sus nombres)

Jesús, si es la voluntad del Padre que ellos continúen enfermos, yo te pido que les concedas la fortaleza necesaria para que ellos también carguen sus cruces con amor. ¡Cura a todos los enfermos del mundo! Protege a la humanidad entera de las epidemias y males incurables. En una palabra, Jesús, ¡cura todas nuestras enfermedades, porque Tú viniste a tomarlas sobre Ti para salvarnos!

7. Oración final

Padre celestial, gracias por haberme creado y por haberme redimido por medio de Jesucristo, Tu Hijo. Gracias por sanar en Su Nombre mi espíritu, mi alma y mi cuerpo, y por haberme dado una nueva capacidad de amar. ¡Haz que la bendición de la paz y la reconciliación, del amor y la confianza desciendan sobre mí, sobre mi familia, sobre la Iglesia y sobre el mundo entero!

Permite que María, al orar con nosotros, obtenga de Tu Bondad paternal todo lo que necesitamos para el bien de nuestras almas y cuerpos.

¡Qué así sea! Amén.

¿Cuál es la verdadera naturaleza del alma?¿Son mis ideas aceptables para la iglesia católica?

http://paulgeaffry1.files.wordpress.com/2009/10/honduras2.jpg?w=300

Pregunta:

Yo soy católico de toda la vida, por tradición familiar, aunque francamente en pocas oportunidades me he planteado 'problemas' teológicos. Pero ahora, enfrascado en un debate cuasi teológico con un amigo partidario de la 'reencarnación', me encuentro con pocos elementos para saber si lo que yo pienso al respecto se puede considerar aceptable dentro de la teología católica o no. Esa es mi duda, y paso a contarle cual es mi pensamiento. Por supuesto rechazo la 'reencarnación'. Considero que el 'alma' de los hombres es la presencia de Dios en nosotros. Dios es esencialmente Amor, y nuestra 'facultad' de amar, nuestra capacidad de conectarnos con otros humanos en el amor, es también lo que nos conecta íntimamente con Dios. Entiendo que vivimos en el Espíritu Santo, y al morir nuestro cuerpo, nuestra alma, parte esencial del Espíritu Santo, sigue viviendo en él. No se si estoy pensando en forma cristiana católica, por favor me gustaría que me orienten al respecto. Desde ya muchas gracias.

Responde el P. Miguel Ángel Fuentes, I.V.E.

Estimado:

Algunas de sus afirmaciones deben entenderse de modo preciso para que no induzcan al error. Concretamente sobre la naturaleza del alma la teología católica enseña:

1º El alma de cada hombre es espiritual, simple e inmortal (cf. entre otros lugares del Magisterio: León X, DH, 1440) (DH = Denzinger-Hunermann, El Magisterio de la Iglesia).

2º Es creada inmediatamente por Dios de la nada y no transmitida por sus padres (cf. Anastasio II, DH, 360).

3º 'El alma no es parte de Dios sino que fue creada de la nada' (DH, 685; es la Confesión de fe del Papa León IX, del año 1053).

4º Dios está presente en toda alma como su causa y conservador (llamada 'presencia de inmensidad').

5º La Santísima Trinidad está presente de modo especialísimo en el alma del justo por la gracia; no en quien está en pecado mortal.

6º La muerte es la separación del alma y del cuerpo. El alma es inmortal.

Vea también: Catecismo de la Iglesia Católica, nnº 363; 365-366.

¿Qué es la diabetes?

http://scm-l3.technorati.com/11/04/18/31843/123.jpg?t=20110418123629

La mayoría de los alimentos que consumimos se convierte
en glucosa (azúcar), que nuestro cuerpo usa para obtener
energía. El páncreas, un órgano que se encuentra cerca
del estómago, produce una hormona llamada insulina para
ayudar a que la glucosa ingrese a las células de nuestro
cuerpo. Si usted padece de diabetes, su cuerpo no produce
una cantidad suficiente de insulina o no puede usar su propia
insulina muy bien. Este problema produce que la glucosa
se acumule en la sangre y puede producir un alto nivel de
glucosa en la sangre. La diabetes es una enfermedad en la
cual los niveles de glucosa en la sangre se encuentran por
sobre el nivel normal.

¿Qué cosas lo ponen en riesgo de
padecer diabetes?

• Tener 45 años o más
• Sobrepeso
• Tener prediabetes (glucosa en la sangre por encima del
nivel normal, pero inferior al nivel de la diabetes)
• Tener antecedentes familiares de diabetes, como el padre
o la madre, hermano o hermana
• Ser de ascendencia afroamericana, indioamericana,
asiático americana, de las Islas del Pacífico o
hispanoamericana/latina
• Tener diabetes gestacional o dar a luz a un bebé que
pesa más de nueve libras
• Tener presión arterial alta (140/90 o superior)
• Tener un nivel de colesterol HDL (colesterol bueno) de
35 o inferior, o triglicéridos de 250 o superior
• No ser activo o hacer ejercicios menos de tres veces
a la semana

Sin embargo, los estudios indican que las personas con
un alto riesgo de padecer de diabetes pueden evitar esta
enfermedad bajando una pequeña cantidad de peso,
realizando 30 minutos de actividad física cinco días a la
semana y comiendo de manera más saludable.

¿Qué se puede hacer para evitar la diabetes?

Paso 1: Muévase más.

Hacer más actividad física todos los días ayuda a quemar
más calorías y bajar de peso. Intente hacer al menos 30
minutos de ejercicios, cinco días a la semana. Si no lo ha
hecho antes, comience lentamente, hasta llegar a su meta.

A continuación encontrará algunas ideas para incorporar
la actividad física a su día.

• Cuando salga de compras, estaciónese lejos de la
entrada de la tienda. Si es seguro, bájese del autobús una
o dos paradas antes, y camine el resto del camino.
• Cuando vea televisión, use los comerciales para dar una
vuelta rápida a su casa o hacer algunos ejercicios como
marchar en el lugar.
• Intente programar “citas” para caminar con amigos o
familiares durante la semana.

Tuesday, September 13, 2011

EJERCICIOS Y ORACION PARA PERDONAR.... P. Ignacio Larrañaga

http://elperdontelibera.files.wordpress.com/2011/01/perdonar-756642.jpg

Pocas veces somos ofendidos; muchas veces nos sentimos ofendidos.

Perdonar es abandonar o eliminar un sentimiento adverso contra el hermano.

¿Quién sufre: el que odia o el que es odiado? El que es odiado vive feliz, generalmente, en su mundo. El que cultiva el rencor se parece a aquel que agarra una brasa ardiente o al que atiza una llama. Pareciera que la llama quemara al enemigo; pero no, se quema uno mismo. El resentimiento solo destruye al resentido.

El amor propio es ciego y suicida: prefiere la satisfacción de la venganza al alivio del perdón. Pero es locura odiar: es como almacenar veneno en las entrañas. El rencoroso vive en una eterna agonía.

No hay en el mundo fruta más sabrosa que la sensación de descanso y alivio que se siente al perdonar, así como no hay fatiga mas desagradable que la que produce el rencor. Vale la pena perdonar, así como no hay fatiga más desagradable que la que produce el rencor. Vale la pena perdonar, aunque sea solo por interés, porque no hay terapia mas liberadora que el perdón.

NO es necesario pedir perdón o perdonar con palabras. Muchas veces basta un saludo, una mirada benevolente, una aproximación, una conversación. Son los mejores signos de perdón.

A veces sucede esto: la gente perdona y siente el perdón; pero después de un tiempo, renace la aversión. NO asustarse. Una herida profunda necesita muchas curaciones. Vuelve a perdonar una y otra vez hasta que la herida quede curada por completo.

Ejercicios de perdón

1. Ponte en el espíritu de Jesús, en la fe. Asume sus sentimientos. Enfrenta (mentalmente) al “enemigo” mirándolo con los ojos de Jesús, sintiéndolo con los sentimientos de Jesús, abrazándolo con los brazos de Jesús, como si “fueras” Jesús.
Concentrado, en plena intimidad con el Señor Jesús (colócalo el “enemigo” en el rincón de la memoria), di al Señor: “Jesús, entra dentro de mi> Toma posesión de mi ser. Calma mis hostilidades. Dame tu corazón pobre y humilde. Quiero sentir por ese “enemigo” lo que Tu sientes por el; lo que Tu sentías al morir por el. Puestos en alta fusión tus sentimientos con los míos, yo perdono (juntamente contigo), yo amo, yo abrazo a ese persona. Ella-Tu-Yo, una misma cosa. Yo-Tu-ella, una misma unidad”.
 Repetir estas o semejantes palabras durante unos treinta minutos.

2. Si comprendiéramos, no haría falta perdonar. Trae a la memoria al “enemigo y aplícale las siguientes reflexiones:Fuera de casos excepcionales, nadie actúa con mala intención. ¿Qué estarás tu atribuyendo a esa persona intenciones perversas que ella nunca las tuvo? Al final, ¿quién es el equivocado? Si el te hace sufrir, ¿quién sabe si no dijo lo que te dijeron que dijo? ¿Quién sabe si lo dijo en otro tono o en otro contexto?
EL parece orgulloso; no es orgullo, es timidez. Parece un tipo obstinado; no es obstinación, es un mecanismo de autoafirmación. Su conducta parece agresiva contigo; no es agresividad, es autodefensa, un modo de darse seguridad, no te esta atacando, se esta defendiendo. Y tu estas suponiendo perversidades en su corazón. ¿quién es el injusto y el equivocado?

Ciertamente, el es difícil para ti; mas difícil es para simismo. Con su modo de ser sufres tu, es verdad; mas sufre el mismo. SI hay alguien interesado en este mundo en no ser así, no eres tu; es el mismo. Le gustaría agradar a todos; no puede. Le gustaría vivir en paz con todos; no puede. Le gustaría ser encantador; no puede Si el hubiera escogido su modo de ser, seria la criatura mas agradable del mundo. ¿Qué sentido tiene irritarse contra un modo de ser que el no escogió? ¿Tendrá el tanta culpa como tu presupones? En fin de cuentas, ¿no serás Tu, con tus suposiciones y repulsas, mas injusto que el?
Si supiéramos comprender, no haría falta perdonar.

3. Se trata de un acto de dominio mental por el que desligamos la atención de la persona enemistada. Consiste, pues en interrumpir ese vinculo de atención (por el que tu mente estaba ligada a ese persona) y quedarte tu desvinculado de el, y en paz.
NO consiste, pues, en expulsar violentamente de la mente a esa persona, porque en ese caso se fijara mas. Se trata de suspender por un momento la actividad mental, de hacer un vacío mental, y el “enemigo” desaparece. Volverá de nuevo. Suspende otra vez la actividad mental o desvía la atención hacia otra cosa.
Hay unos cuantos verbos populares que significan este perdón: desligar: se liga, se desliga la atención. Desprender: se prende, se desprende. Soltar: se te agarra (el recuerdo), suéltalo. Dejar. Olvidar.
Como se ve, no es un perdón propiamente tal, pero tiene sus efectos. Puede ser el primer paso, sobre todo cuando la herida es reciente.

Sunday, September 11, 2011

Jesus Te Sana Hoy y Siempre..

http://2.bp.blogspot.com/-EOKttkSLnGY/TguIU0Re21I/AAAAAAAAFDM/InOhScX3nKE/s1600/JESUS+SANANDO.jpg

En la Biblia se nos habla de un pobre leproso que vino al Señor Jesucristo buscando sanacion (Mt.8).

  ¿Has visto a un leproso ser sanado milagrosamente hoy día? Yo lo he visto muchas veces. El poder de Dios para sanar enfermedades incurables es tan grande hoy como siempre lo ha sido. La Biblia, que es la Palabra de Dios, lo confirma. Y, además, yo he probado las promesas de la Biblia muchísimas veces.

   Jesús dice: “El cielo y la tierra pasarán, pero Mis Palabras nunca pasarán".

   La Biblia nos habla acerca de Jesucristo el Hijo de Dios, quien vino a este mundo y vivió como un hombre. ¿Por qué lo hizo? Para enseñarnos cómo es Dios.

   Mucha gente dice que Dios no sanará al enfermo. Pero Jesús, quien es el Hijo de Dios, sanó a cuantos le tocaron. ¿Por qué? Para probarnos que la voluntad de Dios es sanar al enfermo.

   Él dijo: “Yo no he venido a hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, del Padre” (Jn.5:30).

   Y declara: “El que me ha visto, ha visto al Padre” ¡Y eso es verdad!

   Todo lo que Jesús hizo fue para mostrarnos la voluntad de Dios. Es por eso que Él perdonó a los pecadores, bendijo a los niños, sanó a los enfermos, dio vista a los ciegos, limpió a los leprosos y, como la Biblia declara: “Le siguieron muchas gentes, y sanaba a todos” (Mt.12:15).

   Y, mi amigo, Él todavía está haciendo esas mismas cosas hoy, dondequiera que la gente tenga fe en Su Palabra.

   Se nos dice que este pobre leproso, despreciado por la gente, vino a Jesús, se humilló ante Él, pidiéndole que tuviera misericordia de él.

   Cuando Jesús le vió, sintió una profunda compasión por él, y extendiendo Su mano tocó al inmundo leproso y pronunció la palabra de sanacion. Inmediatamente su carne fue hecha limpia y quedó sano. ¡Esto fue un milagro!

   ¿Sabías tú que Jesucristo está tan dispuesto a sanarte hoy como lo estuvo para sanar a aquel hombre entonces?

   Pero debes venir a Cristo como este hombre lo hizo. Es digno de notarse cómo este leproso vino.


   Primero, se arrodilló ante Jesús. Eso enseña humildad.

   Nosotros debemos ser humildes ante el Señor si es que esperamos que Él nos salve de nuestros pecados y nos sane de nuestras enfermedades.

   Jesús dijo: "El que se avergonzare de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre se avergonzará también de él”.
   Pero Él también dijo: “Cualquiera que me confesare delante de los hombres, le confesaré yo también delante de mi Padre que está en los cielos” (Mt. 10:32).

   Él dijo: “Cualquiera que se humillare como un niño... éste es el mayor en el reino de los cielos” (Mt. 18:4).

   La Biblia dice: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”.

   ¿Te humillarás ante Dios ahora mismo? Él oirá tus oraciones. Él perdonará tus pecados y sanará tus enfermedades si tú solamente creyeres.

   Luego la Biblia nos dice que el leproso adoraba a Jesús. Debe notarse que él adoró al Señor aún antes de recibir sanidad.

   Mucha gente dice: “Oh, yo creeré en Jesús y le serviré, si Él me sanare o si hiciere algún gran milagro por mí.”

   Mi amigo, Él espera que tengas fe en Él primero. Cree en ÉI —dale tu corazón y vida— déjale venir a tu corazón —adórale— entonces Él cumplirá Sus promesas contigo.

   Él dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y Su justicia, y (entonces) todas las cosas os serán añadidas” (Mt.6:33).

   ¿Puedes creer y adorarle a El ahora?

   Tercero, el leproso buscó al Señor. Esto significa que él oró a Cristo con todo su corazón; no una oración de medio corazón, sino con sinceridad y amor profundo.

   Dios dice: “Me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jer.29:13). ¡Y yo sé que es la verdad!

¿Le darás a Él tu corazón y orarás a Él sinceramente? Si lo haces Él te salvará y te sanará también.

 Por último: Este leproso que vino a Cristo tenía una súplica: “Señor, si quieres, puedes limpiarme.”
   Mucha gente hace lo mismo y se pregunta: “¿Es la voluntad de Dios sanarme?”

   Bueno, ¿cuál fue la respuesta de Jesús? Escucha: Él dijo, “Quiero, sé limpio. Y luego su lepra fue limpiada” (Mt. 8:3).

   ¿Está Él ahora listo para sanarte? ¡Sí! Está tan dispuesto como lo estuvo para sanar a aquel leproso.

   ¿Cómo puedes tú saberlo? Por Sus promesas. Él dijo: “Si algo pidiereis en Mi Nombre, yo lo haré” (Jn. 14:14).

   Existe otra razón: Porque sanó a todos los que vinieron a Él en los tiempos bíblicos, y la Escritura dice que, “Él es el mismo ayer, hoy, y por los siglos.”

   Otra razón, además, es que Él ha sanado a miles de enfermos y no hace excepción de personas. Él te ama a ti tanto como ama a cualquier otra persona en este mundo. Ahora mismo: Cree en Jesucristo, ven a Él, humíllate ante Él, adórale, invócale con todo tu corazón, haz como hizo el leproso. Él perdonará tus pecados y sanará tu cuerpo enfermo ahora mismo. ¡Ten fe en Dios! ¡Para Él todo es posible!

Oracion para Sanar la Depresión.




Señor, siento el desierto en mi corazón, las cargas son muchas y ya no tengo fuerzas.  Infunde tu Santo Espíritu, sopla sobre mi y llevate esta depresión que me consume por dentro. Aleja de mi todo espíritu de tristeza, de angustia, de agobio, de cansancio. Aleja todo espíritu de soledad, de falta de constancia.

Señor, dame una señal que me escuchas. Tu sabes Señor que te amo pero hay veces que me cuesta reconocerlo. Tengo un aguijón como Pablo clavado en mi corazón que me hace débil pero se Señor que Tu me levantarás de mis debilidades, que Tu me sanarás. Que alejarás todo tipo de espíritu que quiere enfermarme y hacerme alejar de Ti.

Dame la fortaleza de tu Santo Espíritu. Ilumíname con tu palabra. Hazme salir de esta prisión que me ahoga, me asfixia. Señor bendíceme, saname.

Señor, Tu que has sanado a los leprosos, a los paraliticos, a los ciegos, sáname. Por eso yo te digo, !!!!Jesus Hijo de David ten piedad de mi!!!. 

Levántame de esta oscuridad, dame tu luz, dame tu misericordia, perdona mis pecados y los de mis ancestros. Libérame de toda depresión que pudieran haber tenido mis antepasados. Pasa sanando todo momento traumático de mi nacimiento, de mis primeros años de vida. Sana las etapas de mi vida. Enséñame a perdonar y a perdonarte. 

Llena mis espacios vacios de amor con tu amor y tu misericordia. Llévate este aliento de muerte y hazme resucitar como a Lázaro. Quítame las vendas de la tristeza, llévatela, no la quiero. Dame el don de la alegría, dame el don de la fe. Llename con tu Espíritu y nada mas. Señor, lléname con tu Espíritu y nada mas, Amen, amen.

Monday, September 5, 2011

CUANDO LA DEPRESION TOCA TU PUERTA



*Algunos síntomas

*¿Como puedo vencer la depresión?

Preguntas hechas con mas frecuencia:

¿Cuán comunes son las depresiones?
¿Quién sufre depresiones y que personas son propensas a la depresión?
¿En que consiste el estar deprimido?
¿Cuáles son algunas causas de la depresión?
¿Cuál es la causa principal?

Algunos Síntomas:

Durante muchos años te has sentido contento y animado. Has sido muy concienzudo en el trabajo y te has preocupado por tu familia, haciendo muchas cosas en común con los demás. Has tenido muy pocas dolencias físicas. Pero, ahora, algo ha cambiado. Ves que te comportas de modo diferente. La gente que te conocen te dicen: "No eres el mismo. ¿Que te pasa?.

Encuentras difícil levantarte de la cama por la mañana; si tienes algunas responsabilidades con respecto a otros miembros de la familia no tomas mucho interés en ellas. Te has vuelto indeciso y aun olvidadizo. Parece que cuesta concentrarte. No tienes ganas de reír, la comida parece haber perdido el sabor, y la actividad sexual no tiene atractivo. Es como si te estuvieras encerrando dentro de ti mismo, no te gusta que los familiares o los amigos te digan nada; y no quieres hablar por teléfono ni asistir a reuniones de carácter social, que antes te gustaban tanto. Empiezas a cortar el contacto con los demás.

Es posible que tengas dificultades para dormirte, o bien te despiertas por la noche y te vas revolviendo por la cama hasta que amanece, molestado por pensamientos sombríos y negativos. O bien te pasas durmiendo 16 horas al día, o te duermes durante el día con frecuencia. No importa lo que duermas, siempre te sientes agotado. Tus ideas parecen sombrías. Es como si no hubiera manera de salir de las presentes circunstancias. tienes la impresión que nadie se interesa por ti y tú tampoco te interesas en nadie. Todo pensamiento animado y positivo ha desaparecido. Es como si hubiera una nube negra encima de tu cabeza y te estuviera siguiendo por todas partes. Es posible que hayas notado algunos cambios físicos. Tienes molestias o dolores vagos; puedes creer que tienes alguna enfermedad seria.

Hay muchas otras indicaciones, pero si estás experimentando los síntomas descritos (o los has experimentado alguna vez), puedes tener idea de que estás (o estabas) deprimido. Si nunca has experimentado ninguna depresión (y esto es mas bien raro) recuerda que la depresión es penosa para el que la experimenta y, a veces, también para los que rodean a la persona afligida por ella.

¿Cuán comunes son las depresiones?

No esta solo, lea las siguientes estadisticas ofrecidas por el Colorado Health Net:

* Algun tipo de depresión afecta a más de 17.5 millones de norteamericanos cada año (¡no incluye el resto del mundo!).

* Más de 1 en cada 5 norteamericanos padecerán de alguna depresión durante su vida.

* Casi un tercio de todos los casos no son tratados.

* La depresión puede afectar a cualquier persona, aunque las mujeres son afectadas el doble que los hombres.

La depresión afecta a la mayoría en un punto u otro de la vida. Nadie es inmune a ella. Algunos la experimentarán sólo en una forma liviana, mientras que otros se hunden en la desesperación. Aún la Biblia refleja en algunos de sus Salmos profundos sentimientos aflictivos que experimentaron sus autores:

"Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu."(Salmo 34)

"Oh Señor, Dios de mi salvación, día y noche clamo delante de ti. Llegue mi oración a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor. Porque mi alma está saturada de males, y mi vida está al borde de la tumba. Soy contado entre los que descienden al sepulcro; soy como hombre sin fuerza, abandonado entre los muertos, como los pasados a espada que yacen en el sepulcro, se quienes no te acuerdas ya, y que fueron arrebatados de tu mano." (Salmo 88:1-5).

Los escritores de tiempos antiguos describían la depresión como melancolía. La primera descrición clínica de la melancoia fue hecha por Hipócrates en el siglo IV a.C. Hipócrates se refirió también a los ciclos similares de la manía y la depresión. (Jellife, 1921).

Areteo, un médico que vivió en el siglo II d.C., describe al paciente melancólico como: "triste, abatido, sin sueño...Adelgaza por su estado de agitación y pérdida de sueño reparador...En un estado más adelantado se quejan de mil fruslerías y desean la muerte."

Plutarco, en el siglo II d.C., presenta una descripción particularmente vívida y detallada de la melancolía:

El enfermo parece un hombre a quien odian y persiguen los dioses con ira. El el futuro le espera mucho peor; no se atreve a emplear ningún medio para evitar o remediar el mal para que no se halle que está luchando contra los dioses. El médico, el amigo que quiere consolar son ahuyentados. "Dejadme - dice el desgraciado -, soy un impío, maldito, odiado por los dioses, sufro el castigo que me corresponde." Se sienta solo, aparte, envielto en saco o harapos. De vez en cuando se agita, medio desnudo, en el suelo, confesando un crimen u otro. Ha comido o bebido algo que no debía. Ha hecho algo que el Ser Divino desaprueba. Los festivales en honor de los dioses no le producen ningún placer sino mas bien temor. (citado por Zillborg, 1941.)

¿Quién sufre depresiones?

La depresión puede afectar a todo el mundo, los dos sexos, todas las edades, ricos y pobres. El hecho de que una persona este trinfando en la vida no leprotege contra las posibilidades de una depresión. Ni tampoco hay tipos especiales más propensos a la depresión que otros. Los artistas, las estrellas de cine, los políticos, gente con cargos públicos, actividades creativas y delicadas, celebridades, gente ambiciosa, son las personas que presentan más propensión a la depresión que otros. Pero estas personas son mas visibles que otros, y si la depresión se presenta en ellos, todo el mundo parece enterarse.

Otro tipo de persona que puede ser un poco más propenso a la depresión que otros, es el que no ha experimentado sino éxitos desde la infancia. El que nunca ha experimentado la derrota puede hundirse al primer contratiempo.

¿Son las mujeres más propensas a la depresion que los hombres? Las mujeres son tratadas por depresión dos o tres veces más frecuentemente que los hombres. Pero, esta evidencia se basa en visitas clínicas, y nuestra sociedad, de un modo tradicional, facilita que las mujeres admitan debilidades y problemas y busquen ayuda, mientras que insiste en que los hombres deben mantenerse estables y hacer buena cara al mal tiempo. Por desgracia, en nuestra cultura, a los hombres se les enseña a no admitir debilidad y no revelar sus sentimientos interiores. Es interesante notar que el numero de alcoholicos masculinos es superior al de las mujeres; y que el porcentaje de suicidios es tres veces más alto en los hombres que en las mujeres. Los hombres resuelven sus depresiones de modo distinto que las mujeres.

¿En que consiste el estar deprimido?

Vamos a examinar en detalle en qué consiste el estar deprimido. A continuación, diez de las caracteristicas más comunes de la depresión:

1. La persona experimenta un sentimiento general de que no hay esperanza, no hay interés en el futuro, hay tristeza y apatía. Es un sentimiento de abatimiento general.

2. Cuando una persona está deprimida pierde la perspectiva. La vida, el empleo, la familia, todo se ve distinto cuando se está deprimido. Un enfermo dijo: "Hay una diferencia real entre estar preocupado o afligido y estar deprimido. Cuando mi esposa y yo tenemos alguna discusión, lo siento, no me gusta, pero es parte de la vida. Hacemos la paces muy pronto. Puede que me preoucupe, pero cuando voy a la cama puedo dormir, y todavia estoy animado. Pero cuando estoy deprimido es algo distinto. Duele todo el cuerpo, es como si estuviera enfermo físicamente. No puedo dormir cuado voy a la cama por la noche, y no puedo dormir en toda la noche. Aun cuando a veces tengo ánimos, este cambio de humor esta sobre mí casi cada día. Me hace ver distintas todas las cosas. Si tengo un altercado con mi conyugue, el matrimonio me parece sin futuro. Si temgo un problema en el negocio, al que normalmente reaccionaria con algo de tensión y contrariedad, pero que resolvería pronto y de modo apropiado, me siento un fracaso y un mal negociate, y estoy luchando con la confiansa en mi mismo en vez de hacerlo con los problemas que tengo delante."

3. La persona deprimida experimenta cambios en sus actividades físicas: comida, sueño, sexo. El interes sexual desaparece y algunos hombres son, en este período, impotentes. Esto refuerza su sentimiento de fuerza de valor. Una disminución del interes sexual debe llamar la atención sobre la posibilidad de una depresión. Algunos pierden interes en la comida, mientras otros comen en cantidades exageradas. Algunos se pasan el día durmiendo; otros no pueden dormir.

4. Hay una pérdida general de estimación propia. La persona se siente menos segura de sí misma y pone en duda su valor personal. La confianza propia está en un punto muy bajo.

5. Hay una tendencia a evitar a los demás debido a un temor sin fundamento de ser rechazado. Por desgracia, el comportamiento de una persona deprimida puede dar lugar a algo de rechazo por parte de los otros. La persona deprimida suprime sus actividades predilectas, no contesta por teléfono si le han dejado recado, busca maneras de evitar hablar o ver a los otros.

6. Hay el deseo de escapar de los problemas y aun de la misma vida. Hay ideas de marchar de casa y escaparse, asi como de evitar a los otros. Las ideas suicidas están presentes debido a la sensación de que la vida carece de valo o futuro.

7. Una persona deprimida es hipersensible a los que otros dicen o hacen. Puede interpretar mal las acciones o comentarios y se vuelve irritable debido a su percepción falsa de estas cosas. Con frecuencia llora fácilmente debido a estas falsas interpretaciones.

8. La persona tiene dificultades en controlar sus emociones, especialmente la ira. La ira puede ser dirigida contra uno mismo o contra otros. La ira contra uno mismo esta basada en los sentimientos de falta de valor y una falta de conocimiento de cómo resolver la situación.

9. El sentimiento de culpa está presente con ocasion de la depresión. Esta culpa puede ser real o imaginaria. Con frecuencia los sentimientos de culpa proceden de la idea de ser responsable del malestar de los otros o haber hecho algo mal.

10. Con frecuancia la depresión lleva a un estado de dependencia de otras personas. Esto refuerza el sentimiento de invalidez; entonces la persona se irrita ante su inutilidad.

Algunas causas de la depresión:

Cuando se piensa en la depresión, es importante distinguir entre las varias formas de ella. Una cosa tan simple como no comer o no dormir como se debe y no reposar suficiente, pude ser causa de depresión. La persona que no come regularmente y duerme suficientes horas, puede hallarse deprimido porque está engañando a su cuerpo en cuanto al alimento y al descanso que necesita para funcionar propiamente. Los estudiantes del "college" (universidad), con frecuancia sufren de este tipo de depresión. El remedio es simple y evidente; comer bien y descansar lo suficiente.

Las reacciones a ciertas drogas pueden afectar el humor o disposición de una persona. La medicación administrada para corregir un disturbio fisico, puede causar un cambio químico en el cuerpo que da lugar a un humor abatido. Todas las drogas o fármacos afectan el cuerpo y la mente en alguna forma. Si una medicina da lugar en el cerebro o en el sistema nervioso a una condición tóxica, puede resultar de ello una depresión extrema. Si una persona toma sedantes o tranquilizantes surante un lardo periodo de tiempo, puede ser un candidato a una depresión tóxica. Los sintomas son apatía, indiferencia y dificultad para concentrarse. A veces, la persona se da cuenta de pensamientos raros e ilogicos que interfieren con su juicio sentato normal. En muchos casos de depresión y toxicidad por fármacos, la situación se clara cuando se deja de ingerirlos. Si una persona está tomando alguna clase de medicación, recetada por el médico o no, y se siente depromida, debe ir a ver a su médico y consultar el caso. El médico puede determinar los efectos secundarios de la medicina y determinar si se debe cambiar la dosis o la medicación. Es imprudente tomar medicación por cuenta propia.

Hay muchas causas físicas de la depresión. Infecciones del cerebro o del sistema nervioso, infecciones del cuerpo generalizadas, hepatitis e hipoglicemia son causas de depresión. Trastornos hormonales, hipotiroidismo, hipertiroidismo, irregularidades hormonales ováricas y un desequilibrio de las secreciones de las glándulas suprarrenales o la pituitaria pueden procurarla. Generalmente hay otros síntomas y alteraciones en el cuerpo, concomitantes con el trastorno depresivo en estos casos.

La ira reprimida hacia dentro puede conducir a la depresión. De hecho, la ira reprimida es interpretada comúnmente como un sinónimo de depresión. Este tipo de ira ha sido desviada desde su fuente original a la propia persona. Como escribió William Blake en "El arbol envenenado":

Estaba airado contra mi amigo;

le mostré mi ira, y desapareció.

Estaba airado con mi enemigo;

No se lo dije y la ira creció.

La depresión reactiva, generalmente llamada pena depresiva, sigue inmediatamente a la pérdida de una persona amada, un empleo o alguna oportunidad importante. La intesidad de este tipo de depresión es mayor inmediatamente después de la perdida y va disminuyendo al pasar el tiempo. Durante este período, las funciones usuales de la persona en la vida se hallan deterioradas, pero todavía operan dentro de límites normales. hay un sentimiento de vacío debido a la pérdida. En general, sin embargo, los sentimientos sobre uno mismo y la estimación propia no se alteran. Esperamos este tipo de pena depresiva cuando una persona pierde un familiar o un amigo. La pena es importante por su contribución a que la persona recobre su capacidad de funcionamiento normal. Jesucristo mismo experimentó sentimiemtos de este tipo cuando estaba en el jardín de Getsemaní: "Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a sentir gran angustia. Entonces les dijo: mi alma está abrumada de una tristeza mortal; quedense aquí, y velen conmigo..." (Mateo 26:37, 38).

Otro tipo importante de depresión es endógeno o bioquímico, engendrado interiormente. Es causado por un trastorno del sistema químico del organismo. La depresión resulta cuando el cerebro y parte del sistema nervioso deja de funcionar debidamente.

La causa principal:

Cualquiera que sean los muchos factores que causan depresión en una persona, tales como el cansancio físico, medicinas, enfermedades del sistema nervioso, perdida de un familiar, desajustes bioquímicos, etc., existe un punto crucial y el más importante que afecta a todo ser humano en cada aspecto de su vida incluyendo la depresión. Este punto crucial es la necesidad de que Dios habite en el corazón del hombre por medio de Jesucristo. La Biblia nos enseña que los seres humanos somos "tri-partitas", es decir, fuimos creados cuerpo, alma y espíritu. Cuando nos referimos al corazón, estamos hablando del espíritu de la persona. En el alma está la identidad, las emociones, los sentimientos, la voluntad. El espíritu es la parte del hombre que se conecta directamente con Dios y se comunica con El por medio de la oración, adoración y alabanza. Cuando Dios habita en el corazón del hombre, todo su ser, alma cuerpo y espíritu, pueden tener una relación con el Creador.

¿Como puedo vencer la depresión?

Si queremos vencer la depresión, el primer paso a tomar ántes de ir a un médico, o antes de ir a un psicólogo, es establecer esa conexión con Dios por medio del sacrificio hecho por Jesucristo para que nuestra vida sea transformada. Cuán maravillo es saber que eres muy importante para alguien que realmente se interesa por nosotros. Saber que un ser supremo puso sus ojos sobre mi. Aunque tu padre y tu madre te hallan rechazado y tu familia te haya dicho: "¡no sirves para nada, no vales un centavo"!, Dios te amó tanto que te dió la vida y dió a su propio Hijo para que pudieras vivir con esperanza en el mañana y del futuro.

Ese que te dió la vida te dice: "yo he venido para que tengas vida y vida en abundancia." Hoy se abre una puerta de salida a tu desesperación y a tu depresión. Ahora mismo mientras lees estas palabras, esta entrando un rayito de esperanza a tu corazón. Esa luz es Jesús el Salvador, quien dijo: "He aqui yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré a él y cenaré con él, y él conmigo." Aunque Jesús murió, la noticia más maravillosa de aquel tiempo fué que al tercer día resucitó. Su tumba está vacia. El venció la muerte para darte vida, venció el pecado para que pudieras acercarte a Dios. El llevó tu depresión, tristeza, tu dolor, tu angustia, tu deseperación y las clavó en la cruz para darte paz, esperanza, la vida eterna, una razón para vivir.